Nueva Época, Año 1 - Núm. 4

Nueva Época, Año 1 - Núm. 3

Claribel Alegría

Tamalitos de Cambray

   

 

Dos libras de masa de mestizo 
media libra de lomo gachupín 
cocido y bien picado 
una cajita de pasas beata 
dos cucharadas de leche de Malinche 
una taza de agua bien rabiosa 
un sofrito con cascos de conquistadores 
tres cebollas jesuitas 
una bolsita de oro multinacional 
dos dientes de dragón 
una zanahoria presidencial 
dos cucharadas de alcahuetes 
manteca de indios de Panchimalco 
dos tomates ministeriales 
media taza de azúcar televisora 
dos gotas de lava de volcán 
siete hojas de pito 
(no seas mal pensado es somnífero) 
lo pones todo a cocer 
a fuego lento 
por quinientos años 
y verás qué sabor.

...seguir leyendo

 

Youssef Alaoui

Críticos de las maravillas del misterio

 

 

 

Tu pelo, rebaño de cabras negras

 

regando sus labios

 

con mi hermana, la paloma

 

cada rayo poco profundo un cosquilleo

 

 

 

En Cabal creemos más pronto que posible

 

así podamos, mi hermano

 

polvo el torrente del conocimiento

 

abandonado para siempre el simple

 

 

...seguir leyendo

Eduardo Casar

Niños jugando

 

 

 

Los niños juegan con el cuerpo y las palabras

 

al mismo tiempo.

 

 

 

Se empujan, hacen sus contramarchas y torsiones,

 

se manotean la cara, se dan la espalda entre voces de mando,

 

ademanes de ruego o de reclamo.

 

 

 

Sólo con la edad

 

las palabras

 

se nos van separando de los cuerpos.

 

... seguir leyendo


Leticia Luna

 

 

LOS MOTIVOS DEL TIEMPO  (POEMURAL)

 

(fragmentos)

 

 

Esta luz se yergue luminosa

 

desvelando su misterio en el gorjeo oculto                      

 

del silbar pendiente, como un zureo silábico de gran vuelo

 

̶ o música, o ángeles que nacen con el día ̶

 

                             

 

Aves doctas en todos los oficios                           

 

del trinar que incuba sus sonidos en bandada

 

y orquesta el nacimiento del Sol en coros bailarines,

 

escanden sus voces pasajeras por el azul del cielo                      

 

ante el ser oscurecido que abandona mi casa,

 

un tiempo sin medida;

 

más que la luz alzada, el horizonte,                           

 

...seguir leyendo

 

Martha Tremblay

Golden lining

 

 

 

Have you noticed 

 

The space

 

Opening

 

Wide as the sky

 

Between my gaze

 

And your eye

 

Flushing -

 

The space

 

Between your teeth

 

Between your tears

 

And the sea's embrace

 

Shivering skin to skin to swim

 

Bodies of waters and fears

 

Discomfort and guilt

 

Moving - Out

 

And still

 

One free horizon

 

Beyond beyond beyond

 

 

...seguir leyendo

Carlos Crespo

Pérdida

 

 

 

Se han perdido los huesos

 

(la descarnada presencia que consuela).

 

 

 

Un oscuro empleado tuvo culpa.

 

 

 

Asumo este dolor

 

como una cama más.

 

 

 

Lejos de la resonancia de la luz

 

y del viento de Dios:

 

 

 

dime, madre,

 

 

 

¿en qué sitio olvidado

 

se escucha la resaca

 

de lo que fuiste?

 

 

 

 

 

 

...seguir leyendo

 


David Chericián

Anónimo

 

La estación del fósforo líquido

 

 

 

Racimos germinan varas de plata

 

El cielo nos ha reservado en esta

 

Estación de fuego líquido y fósforo

 

La lluvia en la caída diseca las hojas de hierba

 

Y en mis ojos campesinos se abren

 

Los mirtos maduros de la muerte.

 

Qué nos ha reservado el cielo qué granizo

 

Qué siembra, pueblo mío, tenemos condiciones.

 

...seguir leyendo

Guillaume Apollinaire

À la fin les mensonges ne me font plus peur
C’est la lune qui cuit comme un œuf sur le plat
Ce collier de gouttes d’eau va parer la noyée
Voici mon bouquet de fleurs de la Passion
Qui offrent tendrement deux couronnes d’épines
Les rues sont mouillées de la pluie de naguère
Des anges diligents travaillent pour moi à la maison
La lune et la tristesse disparaîtront pendant
Toute la sainte journée
Toute la sainte journée j’ai marché en chantant
Une dame penchée à sa fenêtre m’a regardé longtemps
M’éloigner en chantant

 

Al final las mentiras ya no me asustan

 

Es la luna que se cuece como huevo estrellado

 

Este collar de gotas de agua adornará la ahogada

 

...seguir leyendo

 

 

 

 

Thomas Merton

Letters to Che:
Canto bilingüe


Te escribo cartas, Che,
En la sazón de lluvias
Envenenadas.
They came without faces
Found you with eyeless rays
The tin grasshoppers
With five-cornered magic
Wanting to feed you
To the man-eating computer
Te escribo cartas , Guerrero,
Vestido de hojas y lunas

But you won and became
The rarest jungle tree
A lost leopard
Out of metal’s way
Te escribo cartas
Hermano invisible
Gato de la noche lejana
Cat of far nights
Whisper of a Bolivian kettle
Cry
Of an Inca hill
Te escribo cartas, Niño
De la música callada.

 

 

 

 

 

 

 

...seguir leyendo


Nueva Época, Año 1 - Núm. 2

Rosario Castellanos

DESTINO

 

Matamos lo que amamos. Lo demás
no ha estado vivo nunca.
Ninguno está tan cerca. A ningún otro hiere
un olvido, una ausencia, a veces menos.
Matamos lo que amamos. ¡Que cese esta asfixia
de respirar con un pulmón ajeno!
El aire no es bastante
para los dos. Y no basta la tierra
para los cuerpos juntos
y la ración de la esperanza es poca
y el dolor no se puede compartir.

seguir leyendo

 

Marosa Di Giorgio

I

 

Fui desde mi casa, a la casa de los abuelos, desde la chacra de mis padres a la chacra de los abuelos. Era una tarde gris, pero, suave, alegre. Como lo hacían las niñas de entonces, me disfracé  para pasar desapercibida, me puse mi máscara de conejo, y así anduve entre los viejos peones y los nuevos peones, saltando crucé el prado y llegué a la antigua casa. Recorrí las habitaciones. Todos estaban felices. Era el cumpleaños de alguien. Por los cuatro lados habían puesto jarritas de almíbar y postales. En medio de la mesa, una exquisita ave, un muerto delicioso, rodeado de lucecillas. seguir leyendo

 

Olga Orozco

AQUÍ ESTÁN TUS RECUERDOS…

Aquí están tus recuerdos:
este leve polvillo de violetas
cayendo inútilmente sobre las olvidadas fechas;
tu nombre,
el persistente nombre que abandonó tu mano entre las piedras;
el árbol familiar, su rumor siempre verde contra el vidrio;
mi infancia, tan cercana,
en el mismo jardín donde la hierba canta todavía
y donde tantas veces tu cabeza reposaba de pronto junto a mí,
entre los matorrales de la sombra.

seguir leyendo


Gisèle Prassinos

Anuncio

 

  Un señor que tomaba el metropolitano tenía bajo el brazo un gran paquete del que salía un trozo de tela verde. Como todo el mundo le miraba, dijo desatando su zapato: “Emplead la tinta Watterman”. Luego descendió los tramos de la escalera cojeando.

 

 Así que llegó abajo, se sentó en un banco con los pies bajo su trasero. Y ahí, comenzó a desembalar su paquete. Pero no sacó nada, ni siquiera un trozo de tela verde.

seguir leyendo

 

Chary Gumeta

Se busca

 

La noche se rompe

la neblina atraviesa su cuerpo

el silencio habita sus rincones

mis pensamientos están junto a ti desde que desapareciste.

 

Se deteriora la mente, me juega bromas

he corrido tras jóvenes de largas cabelleras

las he tomado del brazo

al voltear desaparece tu rostro y aparece una desconocida.

 

Persigo a cualquier fantasma con el que tengas parecido

me ilusiona pensar que alguno serás tú.

seguir leyendo

Natalia Litvinova

 

Flores de Chernóbil

  

Nuestros hombres comienzan a extinguirse,

nadie sabe por qué las mujeres resisten más.

Mi padre llora al sacrificar a un animal

mientras mi madre cambia

el empapelado de las paredes.

No nos dejan exponernos al sol, empalidecemos

como flores que crecen bajo la nieve.

Huimos al bosque, lejos de este edificio,

yo con mi blusa infantil

y mi hermano con su remera lisa.

Qué ganas de volver al lugar seguir leyendo

 

 


Safo de Lesbos

1

De vario trono inmortal Afrodita

Hija de Zeus que trenzas dolos, te oro:

Ya no con penas ni pesar domes,

   Oh santa, el alma.

 

Pero aquí ven, si alguna y otras veces,

Con escuchar la voz, de lejos de mí,

Me oíste, y del padre la mansión dejando,

   Viniste, el áureo

 

Carro enyugando; y te llevaban bellos,

Sobre la tierra negra, raudos pájaros,

Las alas por el cielo, a medio el éter,

   Densas batiendo.

seguir leyendo

Mutsuo Takahashi

Las primeras cosas que se fracturaron fueron las palabras

 

La razón por la que no nos dimos cuenta fue porque

 

Su destrucción sucedió tan lentamente

 

Que la notamos después de que el mundo se había acabado

 

Cuando tratamos de reparar las grietas y derrumbes

 

Las palabras no respondieron

 

Fue cuando finalmente entendimos

 

Que el mundo está hecho de palabras

 

Cuando las palabras, despacio, se quebraron

 

El mundo, sin ser visto, se quebró también

 

seguir leyendo

 

Gustavo Barrera Calderón

Orificios en las calles

 

Una fauna inconcebible puebla ahora mi mente

soñamos ciudades y trenes con pasamanos

para columpiarnos

para experimentar sexo

alegre simio en ese sol de la tarde

por la avenida como si se hundiera

transitan por su peso sobre

el suelo reblandecido

personalidades de diferentes proporciones

en la medida de los rostros y los cuerpos

no son iguales sino variados

amasados por el roce

de unos con otros

con las calles

imperfectos

seguir leyendo 

 

 

 



Nueva Época, Año 1 - Núm. 1

José Emilio Pacheco

A QUIEN PUEDA INTERESAR

 

Que otros hagan aún

el gran poema

los libros unitarios

las rotundas

obras que sean espejo

de armonía

 

A mí sólo me importa

el testimonio

del momento que pasa

las palabras

que dicta en su fluir

el tiempo en vuelo

 

La poesía que busco

es como un diario...seguir leyendo

Juan   Arabia

MAÑANA EN PARROQUIA SAN PEDRO TELMO

 

 

Esos pobres que

buscaban alimento

bajo el sol

  

mientras la luz

brillaba, brillaba

como las escamas  

 

de un pez

sobre la cúpula

de la iglesia  

 

y el aire

temblaba, temblaba

desparramando  

 

semillas

del aire...seguir leyendo

 

Kim    Jensen

TO HAVE LOVED

 

To have wanted the whole fruit and to have received such a thin slice.

To have nursed two orphans on my chest

nourished their flesh to fullness

and still

the milk streaming forth

as if from an endless wound.

 

To have thrown the grenade and watched it roll as if wasn’t me

who’d thrown it at all...seguir leyendo selección bilingüe

 

 

 


Ernesto    Cardenal

ORACIÓN POR MARILYN MONROE

 

SEÑOR 

recibe a esta muchacha conocida en toda la Tierra con el nombre de Marilyn Monroe,

 

aunque ése no era su verdadero nombre

(pero Tú conoces su verdadero nombre, el de la huerfanita violada a los 9 años

 

y la empleadita de tienda que a los 16 se había querido matar)

 

y que ahora se presenta ante Ti sin ningún maquillaje...seguir leyendo

Mahfúd Massís

EXPEDICIÓN AL TIEMPO

 

Lo despistado, lo roto, me sigue detrás como un caballo muerto.

 

Lo que cayó en el paño de las indecisiones,

el agua terca, y quedó tirado en el camino.

 

En este vaso con un perro adentro, y que bebo solitario en esta noche,

 

frente a resoluciones quemadas, a un ángel como si fuese de hueso... seguir leyendo

 

Emilie Robert

CARTOGRAPHIE

 

dans la géographie du passé

le manteau est seuil de la peau le tarmac, siège anxieux du retour

le sud contredit l’arrivée...seguir leyendo selección bilingüe

 

MODERNIDAD

 

fuera del suelo

surgen metáforas sutiles

nadie parece oírlas

 

unos sabios únicamente arrancan en su vuelo... seguir leyendo selección en español

 


René     Char

ANTONIN ARTAUD

 

Je n’ai pas la voix pour faire ton éloge, grand frère.

Si je me penchais sur ton corps que la lumière va éparpiller,

Ton rire me repousserait.

Le cœur entre nous, durant ce qu’on appelle improprementun bel orage,

Tombe plusieurs fois,

Tue, creuse et brûle,

Puis renaît plus tard dans la douceur du champignon.

Tu n’as pas besoin d’un mur de mots pour exhausser ta vérité,

Ni des volutes de la mer pour oia profondeur,... seguir leyendo selección bilingüe

Juan Romero Vinueza

un poema hispánico

 

absolutamente

todas las certezas son aburridas

 

por eso prefiero decir que

no sé de dónde vengo

que ni de aquí ni de allá

que ni blanco ni indio

ni español ni inca ni negro

ni árabe ni irlandés ni nada

 

pero la voz de mi abuela

me golpea en el cráneo

me revuelca en el piso y me grita

que vengo de la noble estirpe de gente...seguir leyendo

 

Ángel  Gaztelu

SOY COMO UN ÁRBOL

 

Soy como un árbol bajo el verde halago de la lluvia.

Todas mis raíces más se hunden en su numerosa música.

Las hojas mojadas por su fresca delicia y regalo,

tiemblan palpando el don de tanto cielo entre las manos. (Del campo con el agua suben verdes columnas de colores) Los pájaros estremecidos sorprenden de las gotas las más finas voces.

 

Sus cantos ahora no suben al cielo...seguir leyendo



Año 1 - Núm. 3

 

Nunca se van los niños muertos de sus casas;

vagan por allí, se entremeten en las faldas de sus madres,

a la hora en que ella prepara la comida y escucha hervir el agua,

como si estuviera estudiando el vapor y el tiempo. Siempre allí.

No se marchan los niños muertos. Se quedan en la casa,

y tienen una marcada predilección por jugar en el pasadizo cerrado,

y cada día crecen en nuestro corazón, tanto que el dolor en nuestro pecho no es ya por privación sino por el exceso.

Y si a veces las mujeres lanzan un grito en el sueño, es que de nuevo sienten los dolores de sus alumbramientos ... seguir leyendo

Max     Rojas


Elegía como grito

para una tarde de

diciembre

A María Elena

 

Desbaratado el grito, el silencio que cruje en la escalera,

el sonido que llega de repente para decir no hay nadie,

nadie grita tu nombre, nadie te espera, nadie camina

por la calle recogiendo tu sombra partida en pedacitos,

tu esqueleto partido en pedacitos, nadie te extraña,

puedes echarte a caminar mascando tu tristeza,

puedes perderte para siempre en tu tristeza,

nadie grita tu nombre, nadie te espera ... seguir leyendo

Blanca Varela

 

 

Escena final

 

he dejado la puerta entreabierta

soy un animal que no se resigna a morir

 

la eternidad es la oscura bisagra que cede

un pequeño ruido en la noche de la carne

 

soy la isla que avanza sostenida por la muerte

o en una ciudad ferozmente cercada por la vida

 

o tal vez no soy nada

sólo el insomnio y la brillante indiferencia de los astros

 

desierto destino

inexorable el sol de los vivos se levanta ... seguir leyendo

 

Paz    Molina

Condición y alarido

 

Y me ha dado la gana

de ser libre de condición

y de alarido

al medio de la calle

hurtado el cetro a la canalla

oficialmente constituida en mí

me hago presente

 

Me vierto en mi dominio

de lujoso desvarío virginal

Productores ufanos de quimeras

lánguidos sacristanes

me devoran

 

Me urjo a lo contrito

y me doy vale de fracaso

triunfalmente acosada

sin menoscabo de lo simple

me convierto en gimnasta

me doy de golpes en el pecho ... seguir leyendo

 


Gioconda Belli

Y Dios me hizo mujer

 

Y Dios me hizo mujer,

de pelo largo,

ojos,

nariz y boca de mujer.

Con curvas

y pliegues

y suaves hondonadas

y me cavó por dentro,

me hizo un taller de seres humanos.

Tejió delicadamente mis nervios

y balanceó con cuidado

el número de mis hormonas.

Compuso mi sangre

y me inyectó con ella

para que irrigara

todo mi cuerpo;

nacieron así las ideas,

los sueños,

el instinto... seguir leyendo

Claribel Alegría

Rito incumplido

 

Dicen que la muerte es solitaria

que nos morimos solos

aunque estemos rodeados de aquellos que nos aman

pero tú me llamaste

y yo no estuve:

no te cerré los ojos

no te besé la frente

no te ayudé a pasar

al otro lado

estuve lejos

lejos de ti que me alumbraste

me nutriste

educaste mis alas.

No cumplí con el rito

estuve lejos

lejos

y ese es el sollozo que me arrebata en olas

en cúpulas

en grutas ... seguir leyendo

 

Manuel Lozano


Mansión Artaud

Con lepra en la garganta,

he oído

el canto de los ruiseñores.

 

Era el incendio

en la cueva del ausente

hacia atrás, golpeándome.

 

Tajos, franjas, cenizas

sobre el limo.

¿Y quién no deja dormir

en mármoles finales

el suicidio del cuervo?

 

Gira el teatro

arañando la sangre

sin olvidar apenas

el esplendor litúrgico.

... seguir leyendo



Año 1 - Núm. 2

Gregory Corso

El genio senil

 

Su mente murió; y sus

palabras, como gusanos,

la han seguido.

 

Hablaba para invocar su profesión

oscura. La fortuna y la fe

desilusionan. El viaje a ciegas

requiere de sólo un paso más

para frustrarse.

 

Su hipócrita imaginación se

porta con mucha cortesía

cuando la confusión es fiera

—para él es la misma noche

si vive en un crepúsculo o en

una celda de castigo.

Si lo encierran en un granero

convocará a los cerdos lanudos

utilizando alegoría... seguir leyendo

Yván     Silén

¡César Vallejo (no) ha muerto todavía!

 

“Todos mis huesos son ajenos”.

César Vallejo

 

I

 

¿Qué puedo decirte, “compañero”,

de la kuchara de Vallejo?

Si todos se alimentan

ojo a lengua y lengua a ojo,

del que moría poco de la nada, y

del que moría jodido de la vida... seguir leyendo

 

 

 

Cecilia Podestá

día 11

 

quisiera

haber caído con las manos en los bolsillos,

sonriendo al tocar el suelo

como tantos otros

y oliendo el rumor de la muerte

como el aroma de la fruta fresca.

 

 

 

día 25

 

mis pies reciben ahora el peso de mi culo como el peso de una carne cualquiera. es el peso de la plegaria,

el peso y la rabia de creer que el dios que llevaba en el pecho ...seguir leyendo

 


Efraín Barquero

La compañera

 

Así es mi compañera.

La he tomado de entre los rostros pobres

con su pureza de madera sin pintar,

y sin preguntar por sus padres

porque es joven, y la juventud es eterna,

sin averiguar donde vive

porque es sana, y la salud es infinita como el agua,

y sin saber cuál es su nombre

porque es bella, y la belleza no ha sido bautizada.

Es como las demás muchachas

que se miran con apuro en el espejo trizado de la aurora

antes de ir a sus faenas. Así es,

y yo no sé si más bella o más fea que las otras,

si el vestido de fiesta le queda mal,

o la ternura equivoca a menudo sus palabras,

yo no sé,

pero sé que es laboriosa...seguir leyendo

 

Jorge E. Adoum

Resumen de la infancia

 

Ante todo, es preciso ordenar la infancia

como un país disperso, hallar las fechas

de su límite: la dulce iniciación

en la desobediencia, la cerradura

que por necesidad puse a mi alcoba

o la primera mujer que se guardó la noche

entre sus telas estériles, sus párpados.

Y descubrí de pronto que nadie compartía

mis costumbres: la muerte había entrado antiguamente al patio, a la bodega,

y yo crecía sobre un osario familiar.

No sé por qué, porque sí, por pura

gana, cambié las órdenes para la cena,

el sitio de los adornos, el precio

de las plumas; odié el muro

que cercaba la viña y el camino  ...seguir leyendo

 

Jaime Huenún

Puerto Trackl (fragmentos)

 

Bajé a Puerto Trakl entre neblinas.

Buscaba el bar de la buena suerte

para charlar sobre la travesía.

Pero todos vigilaban la estrella polar en sus copas,

mudos como el mar frente a una isla desierta.

Salí a vagar por las calles con faroles rojos.

Las mujeres se ofrecían sin afecto, fragantes y cansadas.

“A Puerto Trakl los poetas vienen a morir”, me dijeron

sonriendo en todos los idiomas del mundo.

Yo les dejé poemas que pensaba llevara mi tumba

como prueba de mi paso por la tierra...seguir leyendo