Poesía de Carmen Nozal

 

Eternidad

 

 

Agua inútil

 

Agua extraviada de otras aguas

 

Agua que se está llamando sangre

 

Que no podrá morir
secándose en la hierba

 

(Del libro El espejo de Luzbel, Universidad Veracruzana, 1995)

 

 

 

 

 

QUIÉN SI NO LAS MOSCAS PUEDEN

 

MOSTRARNOS EL CAMINO

 

 

 

Ahí están, dicen las moscas,
absortas en su danza prehispánica.
Ahí están, insisten murmurando
con un zumbido incesante.

 

Ahí están, apuntan las moscas como plañideras:
adentro del espanto de esa noche,
adentro del monte arriba
por el que algún día corrieron
cuando eran niños.

 

Ahí están: los sueños torturados, los pantalones rotos,
un tenis, cuatro plumas, dos carcajadas,
los vestidos desgarrados, una libreta.
Las novias que siguen esperando se preguntan: ¿dónde están?
Ahí están, responden las moscas
sobrevolando los huesos, el hedor penetrante de los días,
la esperanza mutilada, el silencio que gime como un viento desollado.

 

Ahí están, todos revueltos, abrazados,
con la juventud brillando bajo los párpados.
Ahí están, ¡vengan por ellos!, dicen las moscas
unidas, haciendo guardia al amanecer.
Ahí están, dicen inquietas, ambiguas, impotentes,
respirando el olor dulzón de la carne amarga.
Ahí están, presentes, los cuerpos
que brillan como pequeñas luciérnagas.

 

Ahí están, las moscas nacidas de la compasión,
las moscas de la misericordia.
Ahí están, contando lo que pasó
con sus alas turbias y su color azul.

 

Ahí están, los ojos más tiernos, los más transparentes
ojos por los que brotan los árboles luminosos.
Ahí están, los rostros llenos de lodo, con el corazón intacto,
las huellas de sus pasos sobre esta oscura piel llamada patria.
Ahí están, sus lenguas besables, sus labios agrietados,
sus cálidas gargantas, su afónica oración.
Ahí están, las frentes inclinadas, bendecidas por sus madres
antes de salir de casa.
Ahí están los que nunca más volvieron,
calcinados, molidos, dispersados,
Aguardando, aguardando.
Ahí están, dispuestos, extenuados,
con relojes de arena y voces invencibles
Ahí están, con la mirada profunda
y las pestañas llenas de polvo y aves.
Ahí están: los emilianos, los panchos, los chaparritos,
los que sabían leer, los que serían distintos.
Ahí están: las lupes, las citlalis, las juanas y marías,
las artesanas, las costureras, las enamoradas eternas.

 

Ahí están las moscas que sobrevuelan la verdad.

 

Y ahí están todos, con el polvo en los huaraches y los puños apretados,
los padres, las madres, los hermanos, los abuelos.
Ahí están los maestros, los albañiles, los campesinos,
las amas de casa con su olla humeante de frijoles heridos.

 

Ahí están, los mataron, los quemaron, los aventaron
como quien tira un saco de piedras en la orilla del mundo.
Ahí están, dicen las moscas con su rumor de letanía,
recitando los nombres, los apellidos,
la inmensa lista de los que nunca vuelven,
la obstinada legión de los despiertos.

 

 

 

(Del libro Los 43Antología literaria, compilada por Eusebio Ruvalcaba, México, 2015)

 

 

 

CLAROSCURO

 

 

 

El deseo me invoca,

 

 pelea con tu nombre;

 

lanza imanes y flechas

 

desde sus sienes de luz.

 

Crecen mis manos,

 

mas cuando toco la llama

 

rueda una noche por ella.

 

Todo me brota cristal,

 

 todo huye transparente:

 

el deseo es un pez de azabache

 

que se ahoga en la oscuridad.

 

 

 

 

 

SED

 

 

 

Tan sólo vaivén,
el mar se rompe en la rutina.

 

Deja su brazo de aluminio
extendido entre puntos cardinales;
quiere dejar de ser mar,
de ser definitivo.

 

Tiene cortadas las venas
y un muñón que sangra jade;
es una tinaja de heridas frescas:
nadie lo bebe.

 

 

 

 

 

(Del libro Vagaluz. Instituto Nacional de Bellas Artes, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y Verdehalago, México,1994. Segunda Edición, Proyecto Literal para su colección Instante Fecundo, México, 2018)

 

 

 

 

 

REPÚBLICA

 

 

 

Y volví a las claras dunas,

 

a los laberintos de la mente,

 

a la noche de la página.

 

Sospecho que un movimiento

 

viene bajando del alma.

 

Trato de escuchar lo que alguien

 

necesitó decir y no fue dicho.

 

Pienso, entonces, en la fosa común

 

a espaldas de mi casa

 

donde mi tío sigue

 

sin poder olvidar.

 

 

 

De República Parentalia Ediciones, México, 2018.

 

Carmen Nozal. Nació en Gijón, España, el 30 de noviembre de 1964. Poeta. Radica en México desde 1986. Estudió Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM, y en la Escuela de Escritores de la SOGEM. Ha desempeñado cargos como subdirectora de Péndulo; coordinadora de difusión cultural. Algunos de sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués y bable. Colaboradora de A Duras Páginas, Astillas, El Cocodrilo Poeta, El Comercio, El Gráfico, El Sol de México, El Suplemento, Etcétera, Hidrocálido, Hojas de Sal, Hojas de Utopía, La Jornada, Péndulo, Pregonarte, y Viceversa. Premio de Poesía UNAM 1991 por Visiones de piedra, IV Premio Universitario de Poesía 1991 por Vuelo-Pasarela-Lindo. Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 1992 por Vagaluz. Premio Nacional de Poesía Salvador Gallardo Dávalos 1993 por Hacia los ecos del frío. Recibió el Reconocimiento por Mérito Académico 1993 otorgado por el SUA de la FFYL de la UNAM. El Reforma premió a Péndulo por ser la primera revista electrónica de México.

Escribir comentario

Comentarios: 0