Poesía de Perú: Sharon Serna Rodríguez

 

               JARDÍN

 

 

 

La niña juega en el jardín.

 

El sol brama evocación

 

y sobre su caminar

 

el viento mueve prendas

 

es su desvarío la vertiente de luces

 

eclipsan.

 

La niña es la de antes

 

cuando dialogaba con la espera

 

y pervivía y sacaba la nariz para no ahogarse.

 

Su incandescente ser juega cerca al laurel

 

huele el perfume

 

le arranca una flor

 

come cada pétalo tiernamente.

 

La niña juega con el rojo carmesí

 

es la señal que debió entender.

 

A través del vidrio

 

ve dentro la casa

 

la oscuridad aproxima su nariz.

 

Ella le sonríe.

 

Está llegando la edad de huir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ETÉREA

 

 

 

hace siglos perdí el ser en la orilla

 

era una pequeña euforia alimentada

 

de verde y vacío

 

caminaba invisible

 

entre los brazos

 

ceñida a la muñeca

 

callada y de piel ligera

 

encausaba las palabras en el río

 

su cantar era luna

 

y era niebla en la mirada

 

empezó a perderse entre los grillos

 

el pasto alto vigorizaba el machete

 

hincaba la voz

 

dentro como oráculo

 

en esos juegos de palabras crearon ojos

 

y no pudieron usarlos

 

los cubrieron de rocío

 

eran pupilas en la madrugada

 

ante el barro

 

de los muertos

 

deambulaban

 

la plegaria del día después

 

miradas de ave

 

en su expirar

 

la temporalidad

 

habían soportado tanto

 

y frente a uno

 

alzaban el ceño

 

y prendían miedos

 

en los ojos

 

buscaban

 

se procuraban noche

 

cada vez y sin derrota

 

crecía en el pantano

 

su estética de gusano

 

 

 

 

 

               ONIRISMO

 

 

 

Cierro los ojos

 

escupo plumas

 

mundo de cuerdas

 

de esófago y lirio

 

de fríos lunares

 

me segmenta

 

y lucho con el piso

 

hurgo el escenario.

 

Clavarse.

 

No basta mirar la luz

 

el calor en la palma

 

y en los pies

 

el fingirme teatro y cuerpo

 

movimiento y comedia

 

estar aquí

 

preguntándome

 

escribiéndome por trozos

 

y devorarme íntegra

 

en una noche

 

irrealizable

 

de soñar

 

la conjuración

 

de una pluma juga

 

de un pez devorándose

 

o una mano metálica

 

abrazada al ruido

 

de saberme

 

intemporal

 

con las vendas en las manos

 

con los lentes en el barro.

 

Siniestra.

 

 

 

 

 

                NO TE ACERQUES

 

 

 

No te acerques

 

puedes caer

 

no hables

 

hundirás tu voz

 

no recites el silencio

 

quedarás ciego.

 

Hay solo una puerta

 

y dentro el universo

 

una sola imagen

 

y casi siempre es el espejo.

 

No mires dentro

 

eclipsa tus oídos

 

enciende la distancia

 

no encuentres la ventana

 

todo está bien

 

los objetos intactos.

 

Quédate fuera

 

empieza corre

 

atrapa tus pisadas

 

mira dentro

 

se está preso.

 

Es el momento

 

no mires atrás

 

te persigue

 

la perderás

 

no te engañes

 

está quieta

 

espera que gires

 

no la mires

 

retrocede despacio

 

y no vuelvas.

 

Caer es plantar

la ingenuidad.

 

Sharon Serna Rodríguez. Nació en la ciudad de Cusco el 20 de setiembre de 1991. Estudió Arquitectura en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco. Ha participado en el Encuentro Internacional "Poesía en Llamas" Paucartambo - Cusco 2020.Publico sus poemas en la página de poesía del poeta Willy Gómez Migliaro y en la Plaquette “Taller de poesía y asesoramiento literario de Willy Gómez Migliaro”.

 

 

 

Semblanza y fotografía proporcionadas por Willy Gómez Migliaro.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0