Poemas de Mónica Mansour

CUERPO

 

quimioterapia de platino

cada día más tubos incrustados en el cuerpo

un catéter en la vena cava otro en la espina

la aguja permanente en el brazo

las cicatrices quedarán para siempre

 

el cuerpo debe ser perfecto

me lo arruinan con sueros y tubos

me arrebataron el cabello

vigía suave y ondulado

estoy desnuda

la fragilidad crece como catástrofe

 

el cuerpo mudo recluido

se desvanece día con día

cotidianidad perdida

la voz quedó en el aire

los dedos lejos de teclados y pinceles

sólo los ojos

sólo los ojos y susurros desesperados

 

la enfermedad aniquila el cuerpo

la piel los sentidos

la enfermedad se lleva todo

me despoja

como si fuera la muerte

sólo un amor inclemente

devastará mi enfermedad

 

añoranza y rechazo del deseo

el erotismo se parece tanto a la muerte

distintas palabras para la misma pasión

una sola moneda y sus dos caras

la misma intensidad

la misma distancia de la vida cotidiana

locura de sexo es lo que quieres

 

locura de muerte

 

Poema tomado de la revista Alforja, número XXXl, invierno 2004.

 

HE ESTADO SITIADA (fragmentos)

 

He estado sitiada a lo largo de todos mis años. Y hoy, en este torbellino, se me desprenden mitos y leyendas, vestimentas y pretextos, cuidados y obsesiones, tiempos y espacio entregados en ofrenda. Me miro al espejo y por fin me veo.    Desnuda.

 

***

polvo gris y arenas blancas

quedan suspendidos durante milenios

hasta que agotan su aliento

luego descansan suavemente en el suelo

y cubren una parte de la historia

la tierra se hincha con templos

dioses apilados bajo los muertos

que se hacen polvo o arena

se alzan y quedan suspendidos

 

y tan ingenuos o soberbios nosotros

los vivos incansables

iniciamos todos los días

nuestra propia historia

 

***

envuelvo el caos vivo

en un enorme sudario sombrío

parece sereno

bajo la tela late el pulso

del dolor del mundo

 

***

las verdades se dispersan como arena quemada

sobre las manos de los dioses

 

desvisto la piel de sus mitos

                                                   me alejo de la historia

la desnudez recobra su amplitud

                                                    me alejo de las calles

doy cuerpo a mi sombra

                                                    me alejo de las palabras

camino lentamente hacia lo ajeno

nómada de mí misma

 

el aire que aletea bajo tu camisa

inflama el desierto como un rayo de luz

te miro y me acerco

 

***

                                                                  la luz se refleja en el agua y no la penetra

                                                                  ¿qué se ha perdido? ¿qué cosa incierta ignorada

                                                                  ¿qué visión redimir el sueño más alto?

                                                                  una vida ceñida al torso aprieta y se alarga

                                                                  ¿dónde está el corazón de la oquedad?

                                                                  me han dado tiempo y albedrío

                                                                  para recorrer largos caminos

                                                                  rastrear el espacio extraviado

                                                                  en ríos mares desiertos

                                                                  en el silencio

                                                                  no puede estar sino en este cuerpo

                                                                  que me contiene y me detiene

                                                                  que evita el necio desparramo sobre

                                                                  la gran esfera sin oriente

                                                                  círculo revertido en sí

                                                                  ¿habrá que colmar la oquedad?

                                                                  ¿qué visión ilegible redimir el sueño más alto?

 

 

 

Poema tomado de la Revista Periódico de Poesía, UNAM, número 18, 1997.

 

 

 

 

 

 

 

Mónica Mansour. Poeta, crítica, ensayista, cuentista, cronista, articulista,  investigadora y traductora.   Ha sido investigadora de Filología y profesora en la UNAM; promotora cultural en la SEP. Traductora de Tommasso di Ciaula, Roman Jakobson, Umberto Eco, Albert Béguin, Anthony Phelps, Mircea Eliade, Amos Segala, Nicole Brossard, Louise Lassonde, Émile Martel, René Daumal, Paul Bowles, Edouard Glissant, Alphonse Piché, Judith Butler, entre otros. Colaboradora de Casa de las Américas, Culturas, Diálogos, El Centavo, El Gallo Ilustrado, La Gaceta del FCE, La Palabra y El Hombre, Los Universitarios, Philología Romana, Plural, Punto de Partida, Revista de Bellas Artes, Revista de Literatura Hispanoamericana, Revista Universidad de México, Sábado, Texto Crítico y Unión. Ha realizado estudios sobre José Gorostiza, Juan Rulfo y Mariano Azuela en las ediciones correspondientes de la colección Archivos, del FCE.

 

Semblanza tomada de la página elem.mx

Fotografía de Pascual Borzelli

 

Escribir comentario

Comentarios: 0