Poesía de Natasha Sardzoska

 

PALIMPSESTOS ROMANOS

 

 

 

mientras tu ala macabra ondea sobre ellos

 

(...) inquieto en ellos mi corazón late.

 

aco sopov

 

 

 

oigo la voz de mi padre

 

en el barrio judío a lado de la sinagoga

 

se desgrana a través de fachadas de color ocre-naranja

 

y se infiltra entre los adoquines

 

 

 

no es capturada

 

ni indignada

 

es solitaria

 

sin hogar y muda

 

como una ola de tsunamis

 

como un vencedor inesperado

 

quien se acercó amorosamente a la justicia histórica

 

 

 

por la noche las gaviotas aterrizan sobre los adoquines

 

pican las migajas entre las piedras

 

y devolven al cielo la voz

 

polvo de luz radiante:

 

 

 

hay demasiada belleza en este mundo

 

es inevitable

 

es ineludible

 

pero la voz de mi padre

 

ya no la puede

 

susurrar

 

 

 

*

 

 

 

el mundo te abandonó

 

la primavera no florece más mágicamente

 

y ya no la sentirás mas

 

tus jardines con romero preguntan porque no estas

 

el sol de abril quema tus persianas gélidas

 

y ya no te alegrarás ni con los soles implacables

 

ni con los más lentos que se van detrás de la luna

 

y no habrá más luna

 

excepto esta aguja de la soledad

 

cristal extraviado dentro el bosque mudo

 

manada de lobos hambrientos a la medianoche

 

espejo del pasado

 

que se quiebra áspero y pálido

 

como un sol perdido

 

lejos de su órbita

 

enhebrando el hilo:

 

 

 

el eje de mis agonias

 

Roma, 4 de abril 2019

 

 

 

CIUDAD MUDA

 

 

 

no te deseo el dolor

 

que se hunde bajo el vaso sanguíneo

 

de la ignorancia

 

es mejor que una bandada de águilas mudas

 

te desgarre del fraude

 

y que quemes

 

en la vorágine de la pregunta

 

que arder y anhelar como un cuclillo cobarde

 

bajo de sus venas veladas callado

 

 

 

porque solo entonces sabrás:

 

 

 

has ganado algo

 

y deberías haberlo perdido

 

 

 

París, 2012

 

 

 

 

 

MURO DE LOS LAMENTOS

 

 

 

si yo soy porque yo soy yo,

 

y tú eres tú porque eres tú, entonces yo soy yo y tú eres tú

 

pero si yo soy yo porque tú eres tú

 

y tú eres porque yo soy yo,

 

entonces yo no soy yo y tú no eres tú.

 

Menachem Mendel Morgensztern de Kotzk

 

 

 

 

 

estoy escribiendo a mi padre

 

un mensaje en un papel rosa

 

y la tinta se borra

 

de mis lagrimas

 

 

 

pero estoy escribiendo de nuevo

 

y de nuevo un punto de ebullición hierve

 

lo meto allá por dentro con ansias

 

en la orilla opuesta

 

en la pared de los llantos

 

y la hoja se cae

 

 

 

pero lo levanto

 

y lo enfilo de nuevo

 

y de nuevo me arrastra

 

el vacío dentro de mí

 

 

 

este lugar no es seguro

 

pero quiero estar en ambas costas

 

donde pocos estuvieron

 

para mirar hacia ti

 

en un punto parada

 

a un solo paso

 

atrás en el tiempo

 

atrás en mí misma

 

aunque lo sé:

 

 

 

cuando miro el abismo

 

y también el me mira

 

 

 

Jerusalén, 2018

 

 

 

 

 

LAISSEZ-PASSER

 

 

 

no celebro las victorias de la patria

 

las aflicciones en mí golpean armoniosamente

 

y eso es suficiente para mi

 

 

 

no lamento las caídas

 

mi hogar de mi se construye

 

y allí me quedo

 

 

 

estoy bajando con ojos cerrados ante la guardia

 

y espero que me dejen pasar

 

y en los estrechos que no son de mi

 

espero que la tormenta

 

se lleve el exilio

 

arrojada en el olvido clavo

 

cuento las existencias insignificantes

 

que pasan y atrás de ellas

 

todo sube y se agota una y otra vez

 

así como en esta vivienda

 

como en esta vida

 

 

 

infiltrada como una víbora espero

 

para que den vuelta los molinos de viento

 

hacia mi lugar

 

 

 

mientras en algún sitio del mundo

 

vagabundean los vientos sordos

 

en mi campo interior espero que amanezca

 

para pasar desde el otro lado espero

 

para conseguir mi turno en la fila espero

 

para que me llamen de alguna manera

 

de cualquier manera

 

lo que sea

 

no importa cómo:

 

 

 

pero ahí espero

 

que me selle

 

la policía

 

 

 

en la frontera

 

 

 

 

 

QUIMERA

 

 

 

Mientras viajamos

 

nos movemos a ciegas

 

hacia la cama pálida

 

o tal vez nos entregamos las manos.

 

 

 

Somos acróbatas del trapecio

 

solamente nosotros podemos ahogarnos

 

y a pesar de todo:

 

mantenerse vivos.

 

 

 

 

 

ME DUELES

 

 

 

me dueles en todo mi cuerpo

 

me dueles en el vacío

 

adentro de mi pecho

 

adonde estás tú y yo no

 

 

 

no puedo sacarte

 

pulpa salvaje pegada en cada célula

 

virus fusionado en cada átomo

 

eres la órbita de mi perdición

 

 

 

me miras desde cada rincón

 

no puedo separarte del espacio vacío

 

no puedo encontrar un sol nuevo

 

para mi amanecer

 

 

 

en mis ojos estás grabado

 

en mi corazón inyectado

 

en mi carne germinado

 

en mi garganta atascado:

 

 

 

esqueleto.

 

 

 

 

 

SEMEN SELVAJE

 

 

 

se derraman los años delante

 

la vista está llena de púrpura

 

y la garganta de fuego liquido

 

 

 

a la hora perdida

 

nos quemamos para

 

un tiempo impenetrable

 

 

 

para ser disparados somos listos

 

sirvientes indiferentes

 

dejamos cascaras atrás de nosotros

 

 

 

somos la serpiente atornillada

 

pegajosos el uno al otro

 

somos uñas y pelvis

 

 

 

espasmódicos como un feto

 

fundamos el oro negro

 

y por fin tragamos las llamas:

 

 

 

para no perderse

 

en el campo es fértil

 

 

 

para sobrevivir

 

 

 

 

 

HALCON NEGRO

 

 

 

 

 

Llenaste mi boca de palabras solemnes

 

empapadas en agua fangosa

 

gris oscura intocable.

 

 

 

Me llevaste a un lugar que nadie conoce

 

un paso por encima del vórtice

 

un respiro por encima del viento.

 

 

 

Me mostraste las zonas de arena en invierno

 

desaparecidos picos de sosiego me revelaste

 

en este silencio refinado bloqueaste mis miedos.

 

 

 

Me derramaste en tu vaso para tomarme vestida de rosa

 

y me amarraste alrededor de tu cabello

 

tal como corona beduina negra.

 

 

 

Me trajiste a esta ciudad sin nombre

 

envuelta alrededor de mí misma y ataste

 

mis huesos en los cuatro lados del mundo

 

 

 

y luego los sacaste de mi garganta:

 

 

 

para que no me ahogue.

 

 

 

 

 

BAGAJE PERDIDO

 

 

 

 

 

entre dois grãos de areia por mais juntos que estejam
existe um intervalo de espaço

 

clarice lispector

 

 

 

quiero estar sola y lejos

 

de los gritos vacíos de las mentiras desalmadas

 

perdí mi bagaje en la pista

 

y no quiero que me busquen

 

los operadores de los aeropuertos

 

para devolvérmelo

 

 

 

no tengo miedo del día que atardece

 

detrás del mar de truenos y palabras

 

no le tengo miedo a la ciudad que está cayendo

 

en mi cama de hotel

 

aunque a un paso de mi

 

matan a una chica testigo

 

queman las casas de los gitanos

 

cormoranes para la pesca engañados

 

arrancan las presas

 

como todos nosotros abandonados

 

 

 

no tengo miedo a las arabescas nocturnas del silencio

 

al mutismo impenetrable de la separación

 

al eco de la oscuridad en la conversación de la cual todos huyen

 

puedo salir y entrar en la insensatez

 

crecí en las habitaciones amplias del amor frío

 

mi infancia es tímida y solitaria

 

no tengo miedo de no tener nada

 

de permanecer vacía

 

 

 

quiero dormir sola

 

sola lacerar la melatonina

 

y puedo apuntar mis ojos yo sola misma

 

a la ventana de los saludos hipócritas

 

al alba de la irracionalidad

 

al horror del día

 

 

 

y hasta cuando las olas de sufrimiento vendrán 

 

para decirme que no habrá nada de lo que soñaba

 

y esta soledad no me importa a dónde me llevará:

 

 

 

en mí la vida arde demasiado

 

 

 

estalla

 

explota

 

me ciega

 

y me abrasa

 

 

 

 

 

Roma 4 de abril de 2019

 

 

Natasha Sardzoska (Skopje, 1979) es una poeta, escritora, periodista, profesora y traductora (FR, ES, IT, EN, PT, CA) macedonia. Ha vivido en París, Roma, Milán, Stuttgart, Bruselas, Lisboa, Heidelberg, Rijeka, Perpignan, Barcelona y Skopje. Es doctorada en antropología por las universidades Eberhard Karls de Tubinga, Sorbonne Nouvelle de Paris y la de Bérgamo. Ha publicado los libros de poesía: Habitación Azul, Piel, Él me arrastró con un hilo invisible, Agua viva y Coxis, ensayos en revistas internacionales y cuentos en la antología Asombro. Su libro Piel es publicado en los Estados Unidos y en Italia y su poesía es traducida y publicada en muchas antologías y revistas literarias internacionales. Participó en muchos festivales literarios entre los cuales: a los festivales de poesía Ars Poetica de Bratislava, Trieste, en el festival Parole Spalancate de Génova acompañada por canto a-cappella y body-painting, en el Festival de Poesía de Berlín junto a su improvisación de danza jazz y poesía, y al festival de poesía Sha’ar Helicon en Tel Aviv acompañada por saxófono, contrabajo en una improvisación de danza contemporánea y también en varias ciudades de los Balcanes. Como poeta se exhibió en su performance de poesía, danza y música en el Teatro árabe-judío en Tel Aviv, en el Museo Revoltella en Trieste, en el Palazzo Ducale en Genova y en la Academia de artes de Berlín. Publicó sus traducciones de libros y poemarios de más de 50 autores de italiano, francés, portugués y castellano. Su poema Muñeca de cuerdas es publicada en inglés y español en la antología internacional contra el abuso infantil por el Festival Internacional Grito de Mujer.

 

Fotografía y semblanza proporcionados por la autora

 

Escribir comentario

Comentarios: 0