Las Muchachas Sencillas

 

Las muchachas sencillas

 

 

 

 

 

 

 Las muchachas sencillas

dudan que el mundo sea un balneario

para lograr bronceados excitantes

y exhibirse como carne en la parrilla

de una hostería al aire libre.

 

Las muchachas sencillas

no cultivan el arte de reptar hacia la fama

ni confunden a las personas con peldaños

ni practican ocios ni negocios

ni firman con el trasero contratos millonarios.

 

Las muchachas sencillas

estudian en liceos con goteras,

trabajan en industrias y oficinas,

rehúyen las rodillas del gerente,

hacen el amor con Luis González

en hoteles, en carpas, en cerros, en lugares sencillos.

Las muchachas sencillas

se convierten en madres, en esposas sencillas,

luchan largos años como sin darse cuenta,

llenándose de canas, de várices y nietos.

Y cuando abandonan este mundo,

dejan por todo recuerdo sus miradas

en fotos arrugadas y sencillas.

 

 

 

 

  Eduardo Llanos

(1956)

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    DCD (viernes, 03 agosto 2018 02:59)

    test